Noticias

¿Qué hago si necesito adelantar el destete?

Entendemos por Destete, según su definición, al paso de la lactancia materna a la alimentación complementaria con mamaderas o alimentación no láctea. Existen muchos casos en que las mamás pueden llevar un proceso de lactancia y un destete de una forma natural, pero existen también muchas mamás que se ven en una situación o problema que les impide continuar de un modo fluido y armonioso con la lactancia.

Entre estas últimas razones tenemos, por ejemplo, el destetar anticipadamente por la reincorporación de la madre a su trabajo o por un viaje de la madre. También existen otros casos, que tienen que ver con la salud de la madre, relacionadas por ejemplo, a la infección de una de las mamas, a alguna enfermedad severa que tenga la madre, a alguna enfermedad psiquiátrica o hasta por leches maternas no nutritivas, que provocan una disminución en el peso del bebé, desequilibrando una nutrición adecuada.

Para todos estos casos en que el destete debe anticiparse, es importante que el proceso se desarrolle de una forma respetuosa tanto para el bebé como para la madre. Para esto, es imprescindible siempre explicarle al bebé lo que está ocurriendo. La comunicación madre-hijo/a es fundamental para que el proceso se desarrolle de la forma más armoniosa posible.

Cuando ya se inicia este proceso, el gran consejo es tener mucha paciencia, porque lo normal es que el bebé vuelva a pedir pecho (no se le hará fácil acostumbrarse a la mamadera), y si se desea avanzar con esto, lo mejor es que en estos casos, sea el padre u otra persona cercana, el/la que se preocupe de atender al bebé. El motivo de esto, es porque si el bebé escucha o siente a su madre, naturalmente va a quererla a ella y va a pedir pecho. Para calmar al bebé, se le puede ofrecer un chupete de entretención. Puede que estos consejos no funcionen a la primera vez, por lo que se requiere de paciencia y del apoyo del entorno familiar.

¿Cómo puede ayudar el Chupete en este proceso?

La introducción de un chupete de entretención podría ser beneficioso, para que el bebé se comience a “independizar” del pecho de su madre de forma paulatina, y use al chupete como una herramienta complementaria, donde al momento de destetar, el bebé siga obteniendo a través de la succión del chupete, el mecanismo por el cual se relaja. Algo muy importante, es que, si el niño tiene hambre intuitivamente sabrá que con la succión del chupete, esta hambre no se le quitará y seguirá llorando por comida. En otras palabras: Si el bebé tiene hambre, no lo calmará ningún chupete.

¿Qué pasa si necesito detener la producción de leche materna?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que este proceso que hacen las madres, es para el beneficio y salud del bebé, ya que, si la madre presenta algún inconveniente para continuar la lactancia o no está nutriendo de forma correcta al bebé, es éste quien sufrirá las mayores consecuencias.

En estos casos, hay varias opciones para que las madres puedan detener su producción de leche, tanto con medicamentos como con productos naturales, todo siempre previamente consultado con su médico pediatra.

En complemento a esto, se puede disminuir la ingesta de líquidos, para así ir disminuyendo naturalmente el flujo de la leche materna.

Otra opción que facilita este proceso, es la lactancia mixta (leche materna en algunas horas y leche artificial en otras horas), para que gradualmente se vaya disminuyendo la producción de leche, porque el bebé succiona menos veces al día. Sólo en algunos casos se le puede aconsejar el detener la lactancia de forma “abrupta”, porque si se sigue dando pecho, se seguirá estimulando la producción de leche.

¿Qué pasa si mi hijo/a no quiere recibir mamaderas?

Es muy frecuente que los niños no quieran recibir las mamaderas, y esto es porque probablemente perciben que, si reciben la mamadera, perderán el vínculo que tienen con su madre. En estos casos, es recomendado introducir lactancia mixta antes de destetar, en donde algunas tomas del día son con pecho y otras con relleno (mamadera), así el bebé se va acostumbrando de a poco a este nuevo alimento que es la leche de fórmula.

El uso de un chupete de entretención, puede facilitar este proceso de traspaso de la leche materna a las leches de fórmula.

Otro consejo es cambiarle el aspecto sensitivo a la leche complementaria, por ejemplo, probar con leche fría y/o saborizada. De esta manera, se le cambiará el color, el olor, el sabor y la temperatura a la leche y el niño lo percibirá como algo distinto. Muchas veces sólo con el hecho de cambiarle la mamadera por un vaso con bombilla, con boquilla o cucharita hueca, solucionará el problema de no querer recibir la mamadera.

Existen otros casos, no tan comunes, en que el niño se encuentra aparentemente sano, pero continúa inapetente por más de 20 días. Estos casos, deben ser vistos por su pediatra, para indicar estimulantes del apetito y para detectar las posibles causas base del problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *